De historiadora a… ¿periodista?

Sede BBC
Televisión desigual
2 febrero, 2018
Foto Mesa ADECEC
¿Tu empresa es femenina?
23 febrero, 2018
Mostrar todos

De historiadora a… ¿periodista?

MinervaTengo 23 años y soy historiadora del arte, o al menos eso es lo que acredita el diploma que recibí hace un año, pero yo discrepo. No, no me estoy desacreditando ni mucho menos, pero pienso que un historiador nunca lo será al 100%, porque la historia se escribe día a día, y nunca se deja de aprender y de “ser” al completo, lo cual me apasiona.
Ahora bien, el público general se estará preguntando qué pinto yo trabajando en una Agencia de Comunicación y Relaciones Públicas. Lógico. Resulta que, a pesar de amar la formación a la que he dedicado mi tiempo y esfuerzo al completo estos últimos años, decidí que me gustaría conocer otros campos al margen de las humanidades que pudiesen casar en algún momento con mi faceta de historiadora. Fue entonces cuando me decanté por cursar el Máster en Comunicación Corporativa y Publicitaria en Madrid, ya que siempre he sentido curiosidad por el mundo de la comunicación y la publicidad y considero, sin duda, que cualquier formación previa es ideal para ser capaz de afrontar esta nueva etapa formativa de manera correcta y abrirse camino en este mundo.
Pienso, que una formación no es completa si no la llevas a la práctica, al terreno de juego, donde seguir aprendiendo y poder demostrar tus conocimientos. Es por ello que, a raíz del Máster, la agencia Medialuna se puso en contacto conmigo para proponerme realizar mi periodo de prácticas con ellos. Al principio, cuando comencé a buscar prácticas relacionadas con el Máster, me centré en departamentos de comunicación de entidades culturales, fundaciones, museos y empLiteraturaresas del sector, pero tropecé con la misma piedra de siempre, EXPERIENCIA. Todas ellas buscaban un perfil que ya hubiese estado dentro del mundo de la comunicación, y ese no era mi caso. Inicialmente no me planteé el hecho de realizarlas en una agencia de comunicación simplemente por miedo. Miedo al rechazo, al fallo por desconocimiento del sector, a ser desplazada por no ser periodista. Veía que ese tipo de empresas no eran para mí, no iba a interesarles un perfil como el mío. Pero al fin y al cabo yo sólo quería aprender, era el campo en el que me estaba formando actualmente, y me desesperaba que nadie me diese una oportunidad por no cumplir con el perfil habitual, sin tener en cuenta que, al igual que el resto, cuento con una formación capaz de adaptarme a campos como éste. Cierto, yo no sabía hacer notas de prensa, ni cómo realizar un calendario de medios, pero a todo en esta vida se aprende si pones interés, esfuerzo y ganas. Y os puedo asegurar que de esas aptitudes me sobraban. Amplié mi campo de búsqueda y es entonces cuando Medialuna me abrió las puertas a un mundo empresarial para mi desconocido, pero del cual tenía muchas ganas de formar parte. Pasito a paso, voy conociendo cómo trabaja una agencia de esta índole y desenvolviéndome mejor con público y clientes. Y sobre todo aprendiendo, todos los días, muchas cosas nuevas y yéndome a casa con sed de más, y eso me encanta.
No, no soy periodista, soy Eva y soy historiadora y futura especialista en comunicación corporativa y publicidad. Y lo soy gracias a mí, al no querer parar de aprender y a la gente que me ha ayudado a lograr mis objetivos, porque el ‘NO’ es solo una palabra, y si quieres, en la vida puedes ser lo que a ti te de la gana.